Header logo

Preguntas Frecuentes

El calentamiento de agua a base de energía solar debe ser visto como un complemento al gas o electricidad. Es posible proveer entre un 60% y un 90% de las necesidades consumo de agua caliente de un hogar.

Si. Se puede conectar a un Termo tanque existente. De esta forma el agua que ingresa a su sistema tiene una temperatura más elevada reduciendo el consumo del mismo.

Los termotanques solares Goodenergy pueden ser utilizados en temperaturas tan bajas como -15ºC (según el modelo/serie).

Los tubos son muy fuertes y no se rompen fácilmente, pero en caso que eso sucediera, se pueden reemplazar fácilmente. Son económicos y disponibles a través de nuestra empresa.

Aunque la cantidad y densidad de nubes disminuye el rendimiento de los termotanques solares, en un día cubierto podrá igualmente obtener agua caliente. Luego de 72hs sin sol directo el agua dentro de nuestros equipos comenzará a perder una cantidad de calor significativa. En el caso de varios días sin sol o con lluvias, se puede encender la resistencia eléctrica (que se vende como accesorio) o el sistema convencional, que actúa como fuente de apoyo para elevar la temperatura del agua al nivel requerido.

Bajo circunstancias normales no es necesario ningún tipo de mantenimiento. En caso de agua dura, será necesario cambiar la barra de magnesio para seguir protegiendo el equipo (se aconseja controlar la barra cada 3 meses). Se recomienda realizar una limpieza externa (con un paño seco) de los tubos antes de la llegada del invierno.

Los termotanques pueden instalarse en el techo de la vivienda, sea este plano o con tejas, o en el suelo. La única condición que tiene que reunir es que esté orientado hacia el norte.

Si. Gracias a la forma cilíndrica de sus tubos (las partes vitales del equipo dado que captan la radiación solar), son capaces de rastrear pasivamente el sol durante todo el día. En cambio los colectores de placa plana tienen menor rendimiento porque sólo producen eficientemente energía cuando en el pico del mediodía el sol está perpendicular a la superficie del colector. Al mismo tiempo, los colectores de tubo, al estar al vacío, ofrecen pérdidas muy bajas, otorgando un rendimiento muy superior en climas fríos. Además este tipo de colectores es capaz de aprovechar la radiación difusa que suele darse en los días nublados.

Si, aunque el rendimiento es menor, los paneles son capaces de captar la radiación difusa, que sucede cuando la luz solar debe atravesar bancos de nubes o la lluvia.

El granizo no daña los paneles ni termotanques a menos que su diámetro sea mayor a 3cm, lo cual sucede solo en tormentas excepcionales. En caso de querer proteger el equipo ante esta eventualidad, recomendamos la confección de una malla metálica de hebras finas (que cubrirá los paneles o termotanques), para no proyectar sombra a los equipos. Un estudio meteorológico en Argentina demuestra que la probabilidad de caída de granizo mayor a 3cm (el tope de resistencia para un termotanque/panel solar) es casi nula.

En nuestro país podemos diferenciar dos zonas muy claramente:

  • Desde La Pampa hacia el Norte hasta Jujuy los equipos no sufrirán congelamientos, porque las temperaturas no son lo suficientemente bajas.
  • En cambio, en la zona patagónica la situación es diferente, dado que las temperaturas sí son demasiado bajas para los termotanques solares convencionales. Para este caso se necesitan termotanques solares con sistema cerrado, el cual utiliza agua con anticongelante para prevenir esa situación. El costo aumenta en el orden del 35-40% con respecto de los equipos solares para el resto del país.

Los efectos de la energía solar fotovoltaica sobre los principales factores ambientales son los siguientes:

  • Clima: la generación de energía eléctrica directamente a partir de la luz solar no requiere ningún tipo de combustión, por lo que no se produce polución térmica ni emisiones de CO2 que favorezcan el efecto invernadero.
  • Geología: Las celdas fotovoltaicas se fabrican con silicio, elemento obtenido de la arena, muy abundante en la naturaleza y del que no se requieren cantidades significativas. Por lo tanto, en la fabricación de los módulos fotovoltaicos no se producen alteraciones en las características litológicas, topográficas o estructurales del terreno.
  • Suelo: al no producirse ni contaminantes, ni vertidos, ni movimientos de tierra, la incidencia sobre las características fisico-químicas del suelo es nula.
  • Aguas superficiales y subterráneas: No se produce alteración de los acuíferos o de las aguas superficiales ni por consumo, ni por contaminación por residuos o vertidos.
  • Flora y fauna: la repercusión sobre la vegetación es nula, y, al eliminarse los tendidos eléctricos, se evitan los posibles efectos perjudiciales para las aves.
  • Paisaje: los paneles solares tienen distintas posibilidades de integración, lo que hace que sean un elemento fácil de integrar y armonizar en diferentes tipos de estructuras, minimizando su impacto visual. Además, al tratarse de sistemas autónomos, no se altera el paisaje con postes y líneas eléctricas.
  • Ruidos: el sistema fotovoltaico es absolutamente silencioso, lo que representa una clara ventaja frente a los generadores de motor en viviendas aisladas.